Te vamos a compartir un mapa conceptual sobre la argumentación, donde te explicaremos, los elementos de la argumentación y estructura de los textos argumentativos

¿Qué es la argumentación?

La argumentación es un tipo de discurso que tiene como finalidad defender una idea o una opinión aportando razones.

Son textos argumentativos un editorial periodístico, un discurso político, un anuncio publicitario, así como los diálogos en los que los interlocutores contrastan sus opiniones (coloquios, debates, tertulias…).

En los textos argumentativos predomina la función apelativa del lenguaje, como corresponde a una forma de discurso que se caracteriza por su intención persuasiva.

Qué es la argumentación
Qué es la argumentación

Los elementos de la argumentación

En toda argumentación cabe distinguir tres elementos:

  • El objeto, es decir, el tema sobre el que se argumenta.
  • La tesis, que es la opinión que sostiene el emisor sobre el tema tratado.
  • Los argumentos o razones que aporta el emisor para defender la tesis.

Los argumentos pueden ser racionales, si se basan en el razonamiento, o afectivos, si apelan a los sentimientos.

Un tipo especial de argumento lo constituyen las opiniones de expertos en una materia determinada. Son los llamados argumentos de autoridad.

(Le puede interesar leer los géneros literarios)

Estructura de los textos argumentativos

En los textos argumentativos se pueden distinguir, por lo general, tres partes:

  • La exposición de la tesis, que debe ser clara y breve.
  • El cuerpo de la argumentación, donde se recogen los argumentos con los que el emisor defiende su tesis.
  • La conclusión, en la que se reafirma la tesis y se resumen los argumentos expuestos.

Estas partes pueden ir encabezadas por una introducción, en la que se presenta el tema y se intenta captar la atención del receptor.

los textos argumentativos
los textos argumentativos

El lenguaje de los textos argumentativos

En las argumentaciones se suele emplear un lenguaje subjetivo que permite al emisor dar su opinión, expresar sus valoraciones personales y tratar de implicar al receptor.

Los recursos más habituales son estos:

  • Valorativos. Se emplean formas de primera persona, expresiones de opinión, adjetivos valorativos…
  • Lógicos. Se suelen utilizar conectores causales y consecutivos para relacionar las ideas.
  • Apelativos. Es frecuente involucrar al receptor empleando la primera persona del plural y oraciones interrogativas, exclamativas y, sobre todo, exhortativas

(No dejes leer Como hacer un ensayo)

El proceso argumentativo

La argumentación constituye un proceso en el que se pueden distinguir tres fases: formarse una opinión personal, sustentar la propia opinión y tomar en consideración otras opiniones.

Formarse una opinión

Para poder tener una opinión sobre un tema, es necesario haberse informado previamente y haber reflexionado acerca de él.

Esta opinión personal será la que luego se defiende por medio de argumentos.

Sustentar la propia opinión

Para demostrar la validez de la propia opinión, se deben emplear argumentos. Los argumentos aportan las razones que nos permiten defender la tesis.

La relación entre los distintos argumentos y la tesis se muestra por medio de conectores causales y consecutivos.

Tomar en consideración otras opiniones

Cualquier tema suscita, habitualmente, opiniones diversas. Nuestra obligación es conocer las opiniones que mantienen otras personas y tenerlas en cuenta.

Ante una opinión que difiere de la nuestra, caben distintas actitudes, entre las que destacan la refutación o rechazo y la negociación.

  • La refutación consiste en rechazar una idea empleando razones o argumentos. Por lo general, refutamos las ideas contrarias a nuestra opinión para defenderla.
  • La negociación consiste en aceptar parcialmente los argumentos contrarios con el fin de encontrar puntos comunes entre la opinión propia y la ajena.
Mapa conceptual sobre la argumentación
Mapa conceptual sobre la argumentación

Algunos recursos persuasivos

Además de utilizar argumentos lógicos y bien construidos, para apoyar la tesis se pueden emplear también otros recursos que a menudo muestran una gran eficacia persuasiva.

Entre ellos se encuentran los siguientes: implicarse personalmente en la argumentación, implicar al receptor, contar experiencias vividas, poner ejemplos y apoyarse en la opinión de un experto (argumento de autoridad).

Al desarrollar estos procedimientos, se establecen distintos tipos de relaciones entre las ideas.

Cada una de estas relaciones se expresa mediante ciertos marcadores textuales:

  • Hipótesis si, en caso de que, siempre que, con tal de que…
  • Comparación del mismo modo, como, así, también…
  • Contraste pero, sin embargo, más bien, en cambio, por el contrario…
  • Finalidad para, con el fin de que, a fin de que…

Sigueme para mas material

A %d blogueros les gusta esto: