A lo largo de la historia se han sucedido diversos períodos, autores y problemas en el quehacer filosófico. Vamos a exponer a través de una línea de tiempo de la filosofía su devenir histórico, periodos, corrientes y sus principales filósofos

La filosofía en la Edad Antigua

Podemos distinguir cinco periodos de la filosofia antigua:

Periodo cosmológico (filosofía de la naturaleza)

Durante esta etapa se trata de hallar el principio o los principios constitutivos que expliquen el origen de la naturaleza.

A esta labor dedican sus mejores esfuerzos Tales, Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito, Parménides, Pitágoras, Empédocles, Anaxágoras, Leucipo y Demócrito.

Estos pensadores se engloban en los llamados «presocráticos».

Periodo antropológico (filosofía del ser humano)

En esta etapa el ser humano comienza a reflexionar sobre sí mismo y deja momentáneamente de prestarle atención a la realidad exterior.

La reflexión propiamente filosófica sobre el ser humano se inicia con Sócrates.

Periodo de los grandes sistemas (epistémico-ontológico)

Con Platón y Aristóteles (siglos V-IV a. C.) la filosofía griega llega a su plena madurez y, en adelante, todo el pensar filosófico llevará de una u otra manera su sello.

Estos dos pensadores se ocuparon de todos los grandes temas de esta disciplina:

  • El ser,
  • El conocimiento,
  • La cosmología o física,
  • Ética, la política y
  • La lógica (este último en el caso de Aristóteles).

Además, crearon dos grandes sistemas:

  • El idealista (Platón), que atribuye valor real a las ideas, y
  • El realista (Aristóteles), que se basa en el valor de la experiencia sensible.

El pensamiento de ambos filósofos está estructurado de tal modo que muchas de sus tesis filosóficas están presentes en autores posteriores.

Los grandes filosofos de la antiguedad
Los grandes filosofos de la antiguedad

Periodo helenístico (filosofía ética)

En esta etapa se sitúan dos corrientes filosóficas: el epicureísmo y el estoicismo (siglos IV-III  a. C.).

El interés de los filósofos se centra ahora   en cuestiones éticas, pues se vuelve al hombre, a su interioridad, a su salvación y a su felicidad.

 Este periodo representa, además, un cambio del sentido de la filosofía, que se convierte en un modo de vida, una actividad que puede procurar la felicidad.

Periodo religioso (neoplatonismo)

Representa la última etapa de la filosofía antigua. Su rasgo característico es la expresión de un fuerte sentimiento místico y un anhelo religioso de salvación.

Destaca el pensador Plotino.

La filosofía en la Edad Media

En los primeros siglos de su existencia, entra en contacto con la filosofía griega y da origen a una síntesis de filosofía y cristianismo: la filosofía medieval.

Su temática principal es el establecimiento de las relaciones entre razón y fe, es decir, entre filosofía y teología.

La filosofía medieval se divide en dos grandes corrientes:

Patrística (siglos I al V).

Su nombre deriva del pensamiento de los llamados «Santos Padres».

Representa el conjunto de reflexiones que durante los primeros siglos de la era cristiana

Que realizaron los padres de la Iglesia ante la necesidad de usar conceptos filosóficos griegos para comprender la verdad revelada, formular racionalmente sus dogmas y defender su doctrina.

 Destaca principalmente Agustín de Hipona.

Escolástica (siglos XI  al XIV)

Este término proviene de la palabra latina scholasticus y se aplicaba a quienes se ejercitaban en la enseñanza en las escuelas monacales.

Como sistema perduró hasta el siglo XX. Se divide en tres periodos:

  • La primera escolástica (siglos XI y XII). En esta primera etapa se establecen las bases y el acuerdo total entre fe y razón, con notables influencias de Platón y san Agustín. Destacan Anselmo de Canterbury y Pedro Abelardo.
  • Alta escolástica (siglos XIII y XIV). En esta segunda etapa se elaboran los grandes sistemas filosófico-teológicos, con influencias de Aristóteles. Se considera parcial el acuerdo entre fe y razón. Destacan Alberto Magno y Tomás de Aquino.
  • Crisis de la escolástica (siglo XIV). En esta última fase se disuelve la escolástica, ya que se vislumbra una separación entre la fe y la razón. Destaca Guillermo de Ockham.

La filosofía en la Edad Moderna

Tras el Renacimiento se entra en la Edad Moderna.

El principal estímulo externo lo constituyeron las matemáticas y la física, así  como los  grandes descubrimientos geográficos del Renacimiento.

El conocimiento humano es el gran protagonista. Existen cuatro grandes sistemas:

Racionalismo

Intenta solucionar problemas referidos al conocimiento humano. Los filósofos de esta corriente viven la revolución científica o nueva ciencia.

Una de las características del racionalismo es ver en las matemáticas un saber que parte de principios básicos evidentes (axiomas) de donde se deducen todas las verdades del sistema, que son universales y necesarias.

Para los racionalistas el conocimiento de la realidad debe  ser derivado de ideas o principios evidentes, que son innatos.

Destacan los pensadores René Descartes, Baruch Spinoza y Gottfried W. Leibniz.

Empirismo

Sostiene que la filosofía debe olvidar los delirios de universalidad y necesidad, así como la especulación, para centrarse en la base del conocimiento.

Este punto de partida es la experiencia sensorial, entendida como el conjunto de sensaciones que el sujeto recibe a través de la percepción externa e interna.

Destacan John Locke, Thomas Hobbes, Francis Bacon, George Berkeley y David Hume.

Criticismo de Kant.

Este autor evita el dogmatismo y el escepticismo de la razón al reunir los contenidos del racionalismo y del empirismo.

De esta forma logra una síntesis conciliadora entre ambas corrientes, pero a la vez la supera con el criticismo.

Su gran preocupación fue investigar la naturaleza y los límites del conocimiento humano, así como averiguar si la metafísica es un saber científico o no (Crítica de la razón pura).

Posteriormente, aplica su método crítico a la moral, que establece como autónoma, formal y basada en el deber, la libertad y el imperativo categórico (Crítica de la razón práctica).

Idealismo alemán

Tiene como representante principal a Hegel, quien, en su filosofía de la historia, revaloriza el Estado frente a la sociedad civil.

Esto tendrá gran repercusión en los movimientos revolucionarios contemporáneos.

También es importante su teoría dialéctica, que será revisada y asumida por el materialismo histórico.

Otros representantes del idealismo alemán son Fichte y Schelling.

Línea de tiempo de la filosofía
Línea de tiempo de la filosofía

La filosofía en la Edad Contemporánea

Durante esta etapa se dieron varias aportaciones:

Positivismo de Auguste Comte

Representa la primera oposición a Hegel.

 Comte rechaza la metafísica y la aspiración de un saber absoluto, y pretende implantar un saber positivo, científico, como base de una nueva organización político-social.

Marxismo

Recoge los fundamentos lógicos de la dialéctica hegeliana pero, al mismo tiempo, su filosofía materialista representa una segunda reacción radical al idealismo absoluto de Hegel.

Sus representantes, Karl Marx y Friedrich Engels, adquiere un gran significado no solo crítico-filosófico

Sino también en el ámbito de la política, la economía y las organizaciones sociales, como, por ejemplo, los sindicatos.

 No se trata solo de interpretar la realidad (teoría), sino sobre todo de transformarla (praxis).

Vitalismo

Su principal representante es Friedrich Nietzsche, quien aporta como gran in- novación en la filosofía la defensa de la vida y de lo irracional frente a la racionalidad de la ciencia y de los fenómenos fisicoquímicos.

En España destacará posteriormente la teoría raciovitalista de Ortega y Gasset.

Existencialismo

Reivindica la originalidad y peculiaridad de la existencia individual. Esta corriente filosófica otorga prioridad, por tanto, a la existencia frente a la esencia

Pero también a la vida frente a la razón, a la praxis frente a la teoría y a la libertad frente a la determinación.

Destacan Soren Kierkegaard, Martin Heidegger, Jean-Paul Sartre y Albert Camus.

Filosofía analítica

Es una corriente filosófica que considera que los errores de pensamiento son fundamentalmente errores lingüísticos

Por tanto, centra su atención en temas lógicos y epistemológicos, así como en el contexto del análisis del lenguaje.

Sus máximos representantes son Ludwig Wittgenstein, Bertrand Russell y George Edward Moore.

Neopositivismo

No acepta la metafísica en la convicción de que no hay más conocimiento auténtico que el que proporcionan las ciencias empíricas o experimentales.

Su principal pensador es Rudolf Carnap.

Escuela de Frankfurt

Se propone una reflexión crítica de la sociedad posindustrial y  del concepto de razón que la ha configurado (razón instrumental).

Componentes de esta escuela son Max Horkheimer, Theodor W. Adorno, Herbert Marcuse y Jürgen Habermas.

Posmodernismo

Según uno de sus representantes, el filósofo italiano Gianni Vattimo (1936), es un pensamiento paradójico que construye y destruye a la vez conceptos y da lugar a una multiplicidad de códigos y heterogeneidad de modelos o paradigmas.

 Además, es un pensamiento que expande la filosofía hacia los múltiples espacios culturales (ciencia, tecnología, medios de comunicación y arte).

Otros representantes son Jean-François Lyotard (1924-1998) y,  según algunos autores, también  Gilles Deleuze (1925-1995) y Jacques Derrida (1930-2004)

Sigueme para mas material

A %d blogueros les gusta esto: